-A +A

No tranzan con los poderosos

Dice Sergio Rubín

“Si tuviésemos que ponerlo en porcentaje, diría que hoy por hoy hay un 70 % de posibilidades de que sea apartado de su cargo como obispo y un 30 % de que continúe”, deslizó ayer una fuente eclesiástica sobre el futuro de monseñor Fernando Bargalló tras la difusión de unas comprometedoras fotos con una mujer en una playa mexicana.

Es que muchos en la Iglesia sostenían que las imágenes eran lo suficientemente elocuentes –o, por lo menos, lo suficientemente imprudentes– como para determinar una decisión contundente del Papa. Otros, en cambio, asumían la versión de Bargalló en cuanto a que las fotos estaban descontextualizadas, ya que la mujer sería sólo una amiga de la infancia. Y abonaban la hipótesis de la venganza política.

En verdad, no es la primera vez que la difusión de unas imágenes dejan en mala posición a uno obispo. El entonces diocesano de Santiago del Estero, Juan Carlos Maccarone, fue eyectado del cargo luego de una filmación en la que se lo veía en una situación impropia con un remisero. La técnica parece estar volviéndose una costumbre para sacar del medio obispos. Sobre todo cuando, como Maccarone y Bargalló, no tranzan con los poderosos.

Por lo demás, el episodio volvió a poner sobre el tapete la exigencia sacerdotal del celibato. Pero más allá de toda discusión, y la comprensión que puede encontrar su no observancia en vastos sectores de la sociedad, lo cierto es que es una norma vigente. Y el no cumplirla implica para la Iglesia una doble vida, una hipocresía. Máxime tratándose de un obispo. Y no sólo hay que serlo, sino parecerlo. Por eso, pese al descargo que hizo ayer Bargalló, su suerte parece echada.

Fuente: ]]>Clarín]]>

Comentario Druídico: ¡Pero Sergio! Por una moneda o dos no se puede decir cualquier cosa. "La técnica parece estar volviéndose una costumbre para sacar del medio obispos. Sobre todo cuando, como Maccarone y Bargalló, no tranzan con los poderosos." Ahora ¿quien te puede creer algo, después de semejante boutade? Una defensa más inteligente... ¿no se te ocurrió...? Entiendo, no es fácil.

Es más, dejaste servido el chiste, grosero, lo reconozco: no tranzan con los poderosos: tranzan con los remiseros y las divorciadas... ¡Sergio, querido, me has dado una de las grandes alegrías de esta semana. Me acabás de confirmar, nuevamente, que lo mejor que pude hacer en mi vida fue no de plumífero de ningún obispo. 

Hoy en día, lo que más me acerca a las plumas son mis pollos... y me siento feliz. Verdaderamente huelen mejor que más de un prelado.