-A +A

¿Alguien toma el matrimonio en serio?

La mayoría de los católicos argentinos no se casa sacramentalmente

El unirse ante Dios para toda la vida delante de un sacerdote parece interesar cada vez menos en el país. O, para ser más precisos, mucho menos. Es que los casamientos por iglesia en el catolicismo cayeron fuerte en el último cuarto de siglo. Según un análisis de los datos del Anuario Estadístico del Vaticano –que recoge los datos que remiten las Conferencia Episcopales de todo el mundo– en la Argentina, entre 1990 y 2011, los matrimonios sacramentales cayeron un 61%. Dicho de otra manera: en 1990 hubo 155.194 casamientos por iglesia, mientras que en 2011 59.579. Pero si se lo relaciona con el número de católicos, el fenómeno resulta ser todavía más pronunciado porque en 1990 se celebraban 5,2 casamientos por iglesia cada 1.000 bautizados, en tanto que en 2011 apenas 1,6.

Es cierto que los matrimonios civiles también vienen cayendo, pero mucho menos. Dicho en cifras: en 1990 se casaron por civil 186.377 parejas, mientras que en 2011, 128.797, o sea, alrededor de un 30% menos. Cabría concluir, entonces, que –en línea con lo que ocurre en muchos otros países– a la tendencia general de casarse menos y optar en muchos casos por la convivencia se sumaría un alejamiento de lo religioso.

Sin embargo, otro dato que recoge el análisis arroja que los bautismos disminuyeron sólo un 7,5% en el mismo lapso (de 598.887 que hubo en 1999 pasaron a 553. 687 en 2011). En tanto que en 2000 eran el 79% del total de nacimientos y en 2011 el 73%, o sea, apenas 6% menos. Lo cual revela que sigue alta la adhesión al catolicismo.

Qué las parejas católicas se casen mucho menos por iglesia no quiere decir que haya una escasa valoración del matrimonio y la familia. El capítulo argentino de la consulta sobre la situación matrimonial y familiar de los católicos que el Papa Francisco propuso a fines del año pasado a todas las diócesis del mundo reveló “un gran deseo de formar una familia fiel y fecunda”. Con todo, queda claro que en algunas diócesis argentinas el número de parejas que no se casaron por iglesia es igual o superior al que si lo hicieron. En una diócesis, las uniones de hecho llegaron al 70%. En la Iglesia consideran que esto conlleva el desafío no sólo de atender los casos de los que se casaron y fracasaron (en Capital, uno de cada dos matrimonios civiles se separan), sino también de los que no se casan.

Si bien el estudio no detalla las cifras de casamientos y bautismos diócesis por diócesis, los expertos consideran que no se trata de un comportamiento parejo. Como mostró hace unos años una encuesta hecha por el Conicet y cuatro universidades nacionales, la ciudad de Buenos Aires es el lugar con menos católicos y Salta, la provincia más católica. Lo cual lleva a inferir que en la Ciudad los católicos se casan menos por iglesia y los padres bautizan menos a sus hijos. Aquel estudio del Conicet arrojó que el 75,5% de la gente se declaraba católica, en línea con los datos del Anuario Estadístico.

Fuente: ]]>Clarín]]>

Comentario Druídico: 61% menos de ceremonias. De las que se realizan, muchas inválidas por falta de aptitud o propósito de regular la natalidad, de ser fieles, etc. Es decir, pocos matrimonios. Y esto significa poca gracia sacramental, es decir, menos gracias para llevar adelante a las familias. Por eso los resultados son lo que son. Sumemos que nadie va a misa... o casi nadie.  Y de los que van, van cuando les da la gana, salvo una ínfima minoría, que escucha una misa devaluada... Que los que se confiesan con regularidad son poquísimos. Que la mayoría vive en pecado mortal. Que casi nadie reza.

Se está extinguiendo la vida sobrenatural en nuestra sociedad.

Es la abominación de la desolación.